azamarajourney

Una mañana en el Azamara Journey

Un crucero de Lujo asequible

por Conchi Castañeira

 

Desde que realice mi primer crucero en el año 1999 hasta hoy, me he dado cuenta que en este mundo algo está cambiando, tanto en cuanto a barcos se refiere, como al trato al pasajero y servicios. Sabía que, a día de hoy, existen compañías en las cuales el mimo, el lujo y el "savoir faire" de antaño se siguen dando, con el pero de que sus precios están solo al alcance de unos pocos bolsillos. Esto es lo que pensaba, hasta el otro día que subí a bordo del Azamara Journey, porque yo soy de las que quieren ver y comprobar por sí mismas. Un barco en el que nos es posible a la mayoría, el poder tener una experiencia diferente a lo que son los barcos de hoy en día; grandes moles en los que priman otras cosas. Un barco, repito, en el que los viajeros más exigentes y experimentados cruceristas pueden aspirar a un servicio excelente ( un camarero por cabina), a bordo de una nave intima equipada con todo tipo de comodidades, ofreciendo un ambiente cálido y acogedor. En la cual la oferta gastronómica es uno de sus grandes alicientes, así como destinos fuera de lo común y las largas estancias en puertos. Y todo esto a unos precios más que aceptables.