Diario de a bordo: Transatlantico en el Norwegian Epic

Desde Barcelona a Azores.

reporteros a bordo

por Mª Angeles y Vicente




Norwegian Epic
Norwegian Epic

 

Norwegian Epic
Naviera: Norwegian Cruise Line 
Año construcción: 2010
Tonelaje: 153.000 Tn
Pasajeros: 4.200
Tripulación: 1.690
Itinerario: Barcelona, 3 días navegación, Azores, 
5 días navegación, St Thomas, 2 días navegación, 
Miami


Día 2: navegación.

El día aparece nublado y lluvioso, aunque la temperatura no es fría. 23º.Empezamos a hacer la vida en días de navegación, a la que estamos acostumbrados en otros cruceros:

Nos levantamos pronto, desayuno, paseo por las cubiertas de ocio (entre ellas las de las tiendas, que aquí son independientes con un escaparate decorado, y la joyería que es enorme), y por la zona del Atrium con la recepción y una gran pantalla de unos 40 ms. cuadrados en la que proyectan películas y reportajes.

Caminata en la pista de jogging; un rato de lectura, si se puede en la cubierta de la piscina o en el anfiteatro del Spice H 2 0; si no, en algún salón de los muchos que tienen buenos sillones, y luego, comida en el buffet. Siesta, lectura o paseo; gimnasio con caminata en una cinta de correr, a lo largo de la tarde.Espectáculo en el teatro.Cena, paseo, y copa en alguno de los bares que tienen música en directo.

Cenamos en el Manhattan, en el que nos dieron un busca pues faltaban unos 10 minutos para que hubiera mesa libre. Apenas nos dio tiempo a pasear un poco cuándo sonó. El Manhattan es uno de los dos restaurantes generales (en el resto, creo que unos 9, hay que pagar complemento si reservas en ellos). El sistema Freestyle de NCL, consiste en que no tienes horario fijo para cenar, ni mesa y compañeros de ésta establecidos. Te acercas a uno de los dos restaurantes, si no hay mesa en ése momento te dan un busca, y la espera nunca ha llegado a pasar de 15 minutos. Realmente no sólo es cómodo y agradable, sino que tienes la misma sensación de cuándo sales a cenar fuera de casa, totalmente “a tu aire”.El Manhattan, está considerado como el más formal de los dos, no permiten ropa demasiado sport, y, dicen, la comida son recetas mas sofisticadas. El servicio es numeroso, atento y están pendientes de que no te falte de nada.

-Crema de brócoli: que resultó sosa, con sabor a brócoli crudo, y alejada de la que recordábamos de otras ocasiones.
-Ensalada de rúcula con salsa de quesos y trocitos de calabaza asada. Muy buena.
-Entrecot plancha, con gran patata asada con nata y champiñón. En su punto de rojo como habíamos pedido, y la patata deliciosa.
-Melón en lonchitas muy finas, en abanico, y sobre él jamón serrano, formando una flor, y, a los lados, higos partidos a la mitad sobre balsámico de Módena. Con una presentación original y muy bueno. Copiaré la idea para alguna cena con amigos.
-Bacalao cocido sobre verduritas rehogadas y brócoli, y salsa bechamel clarita. Bien.
-Sorbetes.

Después, paseo y sesión de jazz en el Fat Cats, que es el club de jazz. Éste año con un grupo de negros americanos; el cantante enorme, con unas anchuras de espalda increíbles; que toca la guitarra, y que interactúa continuamente con el público. Debe de ser muy gracioso, pues se tronchan de risa con lo que dice (en inglés muy americano, del que le pillamos solo algunas cosas). Un bajo, batería y piano electrónico. Tocan blues muy bien, y crean buen ambiente de club de jazz.

< !– google_ad_section_end –>

Día 3: navegación.

Amanece muy nublado y lloviendo. 21 grados.El barco ha estado moviéndose mucho durante toda la noche, y cuesta ir caminando por el buffet en el desayuno. A partir de pasar frente a Gibraltar y salir a mar abierto, se notó mucho el movimiento que ha ido a más.
Toca pastilla contra el mareo y las pulseras de acupuntura en las muñecas. A mi las pulseras me hacen efecto, y solamente las acompaño de pastilla en casos en los que es verdaderamente exagerado el cabeceo del barco y la sensación de mareo, como hoy. Se trata de una banda elástica que te colocas en la muñeca, un dedo por debajo de la flexura de ésta, que tiene un botón que sobresale y se clava en el centro de esa zona. De vez en cuándo molesta la presión un poco; y cuándo te las quitas, tienes un verdadero hoyo en la zona del botón. Las venden en todos los barcos, y desde una tempestad que pasamos en La Patagonia, pude comprobar que no volví a marearme del todo con ellas puestas.

Por la mañana, muy pronto, a las 9,30, reunión de pasajeros que hablan español. Nos presentan la única excursión posible en Ponta Delgada en español, para la que es necesario que se apunten 30 personas. Y un peruano va contado las diferentes partes del barco para familiarizar con ellas a quién no se haya paseado mucho. El EPIC es tan grande, que al principio te pierdes un poco. Muy amablemente se ofrecen a ayudarnos en cualquier duda o problema que nos surja. Asiste poca gente, dicen que somos unos 180 de habla hispana, muchos argentinos, y españoles unos 60-70. En la reunión no hay más de 30 personas. Queja general de que hay que pagar extras por todo, y de la pocas posibilidades en español que encuentran. Creo que la gente no sabe a qué crucero se ha subido. Es una compañía americana, de idioma oficial inglés, y con “asistencia en español”, cosa que creo que cumple con creces. Ante cualquier problema, siempre hay alguien que puedes encontrar en español, además de los anuncios por megafonía, las cartas de los restaurantes, los carteles del buffet, los diferentes carteles de indicaciones en piscinas y jacuzzi, personal de la recepción, el diario de a bordo. En fin, en mi opinión bastante bien.



Norwegian Epic
mar revuelto desde el camarote
     

Norwegian Epic
Vistas del comedor Manhattan

Seguimos con un paseo por las zonas de ocio del barco (3 cubiertas, la 5-6-7), y en el atrio nos quedamos a ver una demostración de decoración de tartas, que está muy entretenida. Ejercicio en la pista de Jogging. Lectura en la zona del anfiteatro de la piscina (SpiceH20). Una zona que ocupa toda la parte trasera del barco, y que tiene una piscina solo para adultos, pequeñita y no profunda (de 1,50 de hondo), las gradas están llenas de tumbonas y, en algunas zonas, mesas, sillas y sombrillas. Tiene un bar, y un pequeño buffet con ensalada, hamburguesas, salchichas, patatas, arroz y algún guisado de carne, así como varias opciones de bizcochos y pastas y galletas tipo americano. Es un sitio estupendo para tomar el aperitivo y darse un bañito de vez en cuándo. El suelo de la piscina se sube completamente, pudiéndose hacer sobre él espectáculos. Tiene además una pantalla gigante, en la que retransmiten partidos de futbol americano y béisbol; conciertos de artistas famosos; documentales preciosos, y alguna película. Por la tarde-noche es una especie de cine de verano (si el tiempo lo permite), pero con tumbonas. Hoy nos echa el aire de allí.

Comemos en el buffet, que tiene muchas opciones para elegir tus platos principales. También aperitivos; muchos ingredientes para hacerte tu propia ensalada; variadas frutas, partidas y preparadas, enteras o en almíbar. Platillos con tartitas y pastelitos diferentes, incluso libres de azúcar. Helados, que puedes elegir entre los de heladería tradicional, con 10 sabores diferentes que te sirven en el mostrador, o, en cucurucho de barquillo, que tú mismo te pones en una máquina y es helado de tipo americano, del blandito.

Por la tarde, paseo por las tiendas, y un rato en el gimnasio, en la cinta de andar.A las 7 de la tarde espectáculo “Legens in concert” para el que habíamos reservado entradas por la mañana ( si no tienes reserva no puedes entrar al espectáculo, y 10’ antes del comienzo, las reservas que no han acudido, se liberan por si acude alguien que quiera entrar) . Está francamente bien. Hoy eran los imitadores de artistas conocidos. Esta vez fueron los de Shakira, Elton John y Whitney Houston, con música en directo con un grupo estupendo, y voces también en directo. La puesta en escena, vestuario y maquillaje están muy logrados, y son imitaciones muy buenas. De todos la mejor fue la de Whitney, con una voz prodigiosa. Shakira me gustó menos, entre otras cosas por cantar las canciones en inglés.

Cenamos en el TASTE: Junto al Manhattan, son los dos restaurantes sin cargo adicional. Éste es más informal en la ropa y en los menús, que (según dicen) son menos serios, aunque a mí me han parecido muy semejantes.

-Sopa de brócoli. Estupenda.
-Solomillos de cerdo en salsa, sobre arroz blanco, y verduritas en tiritas, de adorno.
-Codero asado fileteado, con patatas panaderas y judías verdes. Estupendo.
-Tiramisú.
-Sorbete de limón.

Sientan en la mesa de al lado a una pareja joven, hablando español. El camarero les pregunta de dónde son, y dicen que de Mallorca. Tras eso me dirijo a ellos, y nos liamos a hablar. Son recién casados, de viaje de novios, y dicen que con ganas de hablar con alguien en español. Muy agradables.
Sutilmente nos tienen que decir los camareros que si ya hemos terminado con el café, para que veamos que es hora de cierre del restaurante.

Música y copa en el Shakers Martini, con un cantante-pianista muy entretenido, canta muy en el estilo de Elton John.

Un ratito en el Headliners, un pub, en el que con dos pianos y una batería, hacen un duelo entre músicos. Cantan y tocan lo que el público les va escribiendo en unos papeles que tienen encima de los pianos, y que se les deja en un bol de cristal. Son el dúo de piano “ Howl at the Moon”, y dicen que suelen memorizar más de 300 canciones. Cantan música desde rock de los 70, hasta hip-hop.
Hablan con el público, le señalan con una pistola que tiene un haz de luz dirigido; se meten con la gente y les gastan bromas; brindan continuamente con todos, y crean ambiente de grupo de amigos en noche de copas y juerga. A la gente le encanta, y la música que tocan es toda muy conocida.
Se pasa un rato muy divertido, para la última copa de la noche.
Las copas no son baratas, una tónica unos 3 dólares, un gin tonic casi 6, y una cerveza 5,95. Pero me figuro que en cualquier sitio en tierra, una copa con espectáculo debe de andar por ahí, si no es mucho más. Eso si, en cualquier sitio que te sientes, los camareros te ofrecen servirte algo, pero no hay ningún problema en que estés todo lo que quieras, y en dónde quieras, sin tomar nada.

Hay muchas zonas en las que a lo largo del día, y sobre todo a partir de la tarde, puedes sentarte a tomar una copa y escuchar música. Entre bares, Pub y salones, suman 15.

Curiosidades del Diario de a Bordo:
-Las máquinas tragamonedas giraron más de 3 millones de veces y pagaron más de 5 millones en cada crucero.
– Casi un promedio de 100.000 manos de Black Jack, se juega en cada crucero.



Norwegian Epic
vista del ice bar

Día 4: navegación.

Hoy hace un día espantoso, el mar está revuelto, lleno de espuma por dónde mires, y es imposible andar derecho sin ir sujeto a alguna barandilla. Por todos lados hay colocadas bolsas para el mareo. 23º.Desayuno en el buffet, del que me encanta las muchas posibilidades que tienes para variar cada día tu desayuno. Aunque yo lo haga casi todos los días igual.

Demostración de Tepanyaki en el Manhattan, en la que había bastante gente. Es muy curiosa. Ya conocíamos éste tipo de cocina de otro crucero; las mesas tiene una placa en la que el cocinero te hace directamente la cena y, a la vez, va haciendo con los cuchillos y la comida un espectáculo de acrobacias.

Lectura en unos maravillosos sillones de cuero en un bar cercano a la Barbería (dónde los hombres se pueden afeitar y cortar el pelo, además de darse masajes faciales. Muy americana).Comida en el buffet, colocados en la zona delantera, que está rodeada totalmente por una cristalera en la que se aprecia el movimiento del barco y lo mucho que cabecea subiendo y bajando con las grandes olas. Quizás por lo mucho que se nota, no puedo terminar de comer, me voy al camarote mareada, y la comida va fuera en cuánto llego a él. Me coloco las pulseras del mareo, y tras la siesta puedo hacer vida normal.

Por la tarde al gimnasio (que es muy grande, con infinidad de aparatos, de los que la mayoría desconozco su uso y beneficio; posibilidad de entrenador personal; diferentes cursos para apuntarte…, en fin todo lo que se te pueda ocurrir en uno). Está dentro del SPA, y juntos ocupan toda la zona trasera de la cubierta 14.
Carrerita en la cinta de andar; a pesar de lo mucho que se mueve el barco y con él nosotros encima de la cinta, menos mal que entre la voluntad de hacerlo y el sujetarse al manillar delantero, hace que podamos terminarla.
Con lo que estoy comiendo de exceso, comparado con lo que yo como, si no hiciera algo de ejercicio, sería tremendo. Claro que si miro los platos que llevan esos americanos tan enormes, lo mío es de un pajarito.

-Crema de setas. Agradable.
-Ensalada de rúcula, manzana, queso azul, con salsa de miel y nueces. Buenísima.
-Salmón a la plancha, con espinacas y puré de patatas. Bien
-Steak New York, con patata asada con nata. En su punto.
-Helado.
-Sorbete de limón.


-El Ice Bar, el bar de hielo, mantiene una temperatura constante de -17º F, y de + 50º F en la antecámara.

Continuará…

Mª Angeles y Vicente

   

   

¿Pensando en un Crucero a bordo del Norwegian Epic?

Comprueba el calendario de cruceros, itinerarios y disponibilidad de camarotes. Y no dudes en pedir un presupuesto personalizado para conseguir el mejor precio.

CALENDARIO y OFERTAS CRUCEROS NORWEGIAN EPIC


http://tracking.publicidees.com/clic.php?progid=2163&partid=21501&promoid=0&url=http://pi.crucerosnet.com/comp_11/crucero/cruceros/norwegian-cruise-line/norwegian-epic/1161/bateau.html

reportero a bordo, experiencia en crucero

Mª Ángeles Ruiz y Vicente Cañón

 

Desde siempre viajar ha sido una de las cosas que más nos ha gustado. España la conocemos bastante, y poco a poco vamos ampliando con otros países

Nuestra primera experiencia con los cruceros fue en el 1998, con el buque D. Juan, una pieza ya casi histórica en ése momento, con el encanto de un barco sumamente marinero y adornado con maderas oscuras. Era un crucero por el Mediterráneo, en el mes de noviembre, y durante toda la semana que duró, no hubo un día en que el mar estuviera tranquilo. Las olas eran tan grandes que parecían sobrepasar el barco y, se movía tanto, que era imposible caminar bien ni siquiera agarrado.

A pesar de ello, nos enamoramos de esa forma de viajar y, afortunadamente, seguimos disfrutándola. Ya hemos realizado 13 cruceros.

Y desde que con internet se puede diseñar mejor cada escala, parece que se empiece a vivirlas mucho antes de llegar a ellas.

En barco hemos conocido todo el Mediterráneo; Noruega y Cabo Norte; el Atlántico hasta Casablanca y Agadir, la Patagonia desde Buenos Aires hasta Santiago de Chile; Islas de Grecia y Turquía con un velero de Star Clippers; bastantes islas del Caribe; el Báltico; y últimamente un transatlántico Barcelona-Miami.

Nuestros próximos proyectos son Alaska y Canadá costa Oeste, o Canadá costa Este. Aunque la lista es muy larga, y cada día se van añadiendo nuevas posibilidades.

 

Mª Ángeles Ruiz y Vicente Cañón

viajar en crucero


▼  COMPARTE TUS COMENTARIOS U OPINIONES AQUÍ: